Blog

Historia del Gremi de Forners de Castelló

Fadrinet, dulce oficial de las celebraciones

Dice el escritor Álvaro Monferrer que en la Magdalena “hay comidas que están ritualizadas y sirven para reforzar el sentimiento de pertenencia a la comunidad” (‘La Magdalena, del mito a la actualidad’, páginas 220-222). Y así es, puesto que los castellonenses han ido forjando desde el siglo XX una gastronomía propia de sus fiestas, acunada principalmente en las panaderías del Gremi de Forners.

El ‘rotllet’ se afianza en el siglo XX como el gran emblema gastronómico de las fiestas y en torno a él se consolida el consumo de una serie de productos artesanos durante las celebraciones que reflejan la idiosincrasia de Castellón y sus vecinos, puesto que están elaborados con los ingredientes de la tierra y responden a sus gustos y costumbres.

La primera elaboración que gana protagonismo en el siglo XX es la ‘figa albardà’, un delicioso higo rebozado que se freía en grandes calderos y se entregaba a los clientes en papel de estraza, y que el día de la Romería se tomaba con un moscatel para coger fuerzas para el camino. Una tradición que se mantiene en nuestros días.

Junto a esta, otras elaboraciones tradicionales entran a formar parte de la gastronomía festiva a lo largo del siglo XX, como los ‘panquemaos’ con sus variantes, ‘cristines’, ‘rotllets d’aiguardent’ y ‘rotllets de vi’.

Unos productos a los que se suman, en la segunda mitad del siglo XX, otros salados, como las cocas de tomate o verduras, y los ‘ximos magdaleneros’, cuyo consumo se populariza cuando crece la participación social en las celebraciones.

Además, el pan artesano se mantiene como un alimento principal en la gastronomía festiva, dando vida a tradiciones como la de comer un bocadillo de tortilla de habas o de longanizas fritas con tomate en el día a la Romería, o la de participar en las comidas y cenas populares que, de hecho, reciben el nombre de ‘pa i porta’.

LA MAGDALENA MERECÍA UN POSTRE OFICIAL

Fruto de su implicación histórica en el progreso de la ciudad y en la promoción de las fiestas de la Magdalena, el Gremi de Forners de Castelló se marca con la llegada del siglo XXI el reto de crear un dulce artesano que se reconozca como el postre oficial de la Magdalena y dé a conocer la ciudad y sus fiestas dentro y fuera de nuestras fronteras. El colectivo panadero, capitaneado ya por el actual Maestro Mayor, José Miró, organiza en el año 2010 un concurso para elegir el dulce más adecuado. Con el respaldo y opinión del colectivo de agricultores, hosteleros, cocineros y autoridades locales y autonómicas, el Gremi de Forners proclama el Fadrinet como dulce oficial de la Magdalena y lo registra ante notario para garantizar su producción artesana por parte de los maestros agremiados. A partir de entonces, el colectivo de artesanos castellonenses difunde la singularidad del Fadrinet, elaborado con ingredientes totalmente ‘castelloneros’ y que tiene un nexo muy importante con la mitología castellonense, ya que integra en su receta los frutos que más le gustaban al héroe más desenfadado de la literatura local: el Tragapinyols, nacido de la popular obra ‘Tombatossals’ que Josep Pascual Tirado escribió en 1930. Y es que el Fadrinet marida de forma espectacular los orejones, piñones e higos con el moscatel de Castellón y la crema pastelera que tanto protagonismo tiene en nuestra repostería tradicional, entre otros ingredientes.

En el mismo año 2010, el Fadrinet cosecha un éxito rotundo, recibiendo el respaldo de la ciudadanía castellonense, que lo demanda y consume con gran alegríadurante las fiestas de la Magdalena. En el 2011, el Gremi quiere agradecer a los castellonenses su confianza en la panadería artesana y organiza el reparto popular gratuito de 1.000 fadrinet en la plaza del Ayuntamiento. Un evento que cuenta con el apoyo de la reina de las fiestas y del alcalde. El postre comienza a consolidarse como un distintivo de la gastronomía de la ciudad y es protagonista en la Feria Internacional de Turismo que se celebra anualmente en Madrid. Además viaja, de la mano de nuestros turistas, hasta diferentes ciudades de Europa y Estados Unidos llevando por el mundo el nombre de unas fiestas que ya se caracterizan por su internacionalidad. En el 2016, el Ayuntamiento opta por introducir el Fadrinet como dulce protagonista en el gran homenaje a la reina de las fiestas, la galanía, y encarga 1.000 de estas deliciosas tartaletas.

Por otro lado, desde el nacimiento del Fadrinet, el Gremi de Forners elabora cada año un cartel oficial del postre. Un proyecto que deriva en el 2017 en el nacimiento del Concurso de Carteles el Fadrinet para las fiestas de la Magdalena, con el respaldo del Patronat de Festes, y que en su primera edición logra un broche de oro, al finalizar con la exposición de los carteles presentados en edificio del Primer Molí o el Museo Etnológico, que enlaza la historia del Gremi de Forners con la de las fiestas.

ENGRANDECER NUESTRA GASTRONOMÍA PARA PROGRESAR

Las familias artesanas integradas actualmente en el Gremi de Forners son firmes defensoras de las tradiciones de Castellón y consideran que trabajar para que la gastronomía típica de nuestras fiestas gane protagonismo en las celebraciones de la Magdalena es “engrandecer nuestras señas de identidad, nuestra tierra y aquello que nos hace únicos”. Por ello, el Gremi de Forners ha desarrollado una serie de propuestas que quiere hacer llegar al Patronat de Festes y a las diferentes entidades relacionadas con la organización de las celebraciones, para poder hacerlas realidad en un futuro próximo.